Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Carlos Goñi

Extensión del libro

Media (100 - 200 páginas)

Género

Recomendado para

13-14 años

Descripción

Alfredo Morales ha suspendido Selectividad. Su vida de siempre de repente se desmorona. No puede entrar en la universidad, rompe con su novia… Y con sus nuevas amistades y sus nuevas costumbres se introduce en el peligroso mundo de las drogas de diseño.

A partir de entonces empieza a vivir una especie de doble vida: como Alfredo de lunes a viernes, trabajando en el despacho de abogados de su padre, y como Fredi de viernes a domingo, de discoteca en discoteca y siempre cargado de «caramelos». Aunque el nuevo Alfredo cree que puede controlar la situación, pronto se dará cuenta de que el foso en el que se encuentra es cada vez más profundo. La aparición de Marta, una chica convencida de que todas las personas encierran un infinito en su interior, le ayudará a encontrar la fuerza necesaria para salir adelante.

Fragmento

«—Lo siento. Yo paso de las drogas —dijo Alfredo a la vez que lo rechazaba.
 
—¡Qué dices! —exclamó Fede—. ¿Tengo yo pinta de drogata? La gente está confundida. Son simples “caramelos” que te hacen sentir de puta madre. Yo soy un explorador y busco sensaciones nuevas cada finde.
 
—Un invento de los químicos —añadió Nico.
 
—Puedes rechazarlo —continuó Mapi— y seguir siendo un desgraciado, o tomártelo y alucinar por un tubo. Bailas sin parar, te ríes, te sientes bien y te lo pasas como nunca. Y después, como si nada.
 
—Tú lo confundes con los porros o la coca. Nada, hombre. ¿Tenemos pinta de marginados?
 
—Mira, Fredi —dijo Fede en tono conciliador—. Tú eres libre. Aquí lo tienes, haz lo que quieras. Yo simplemente te he visto mal en el Uno y te lo ofrezco porque pienso que te puede ayudar. ¡Ten! ¡Tíralo si quieres!
 
Alfredo se encontró con el “caramelo” en la palma de la mano. Se quedó mirando aquel insignificante comprimido mientras los otros conversaban alegremente.»