Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Adam Blade

Extensión del libro

Media (100 - 200 páginas)

Género

Recomendado para

10-11 años

Descripción

El reino de Avantia corre un grave peligro: las fieras que antes lo protegían han sido hechizadas por el malvado brujo Malvel, y ahora solo causan destrucción. Las antiguas escrituras predicen la llegada de un joven héroe, capaz de poner fin al maleficio. El rey Hugo y su principal consejero, el brujo Aduro, creen que ese joven es Tom, un niño de Errinel, al que le encargan una importante misión. Desde entonces, Tom recorrerá cada región de Avantia en busca de las fieras para enfrentarse con ellas y liberarlas del hechizo. Pero no estará solo; Elena, una niña como él, su lobo Plata y Tormenta, el caballo que antes de partir le dio el brujo Aduro, lo acompañarán en esta aventura y serán de vital importancia para liberar a las fieras.

Después de enfrentarse al temible dragón de fuego, Tom tendrá que buscar y liberar a Sepron, la bestia que provoca maremotos y la huida de los peces. ¿Será capaz de lograrlo? ¿Cómo hará para librar una batalla en el fondo del mar?

Fragmento

«Elena lo miró con ansiedad, sin embargo no hizo ningún intento por detenerle.
 
—Ten mucho cuidado —le pidió en voz baja.
 
—No te preocupes, lo tendré.
 
—Tiene que haber algo que yo pueda hacer —dijo Elena.
 
Tom cogió el escudo y se lo dio.
 
—Sujeta esto de forma que refleje la luz del sol en el agua —le dijo—. Me ayudará a encontrar el camino de vuelta. El chico se quitó las botas, la espada y el chaquetón que utilizaba de camisa, y finalmente se sentó en el borde de la barca, observando el fondo del mar azul.
 
—No puedo fallar en esta misión —murmuró—, mientras corra sangre por mis venas —dijo en voz baja—. ¡Liberaré a Sepron!»