Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Care Santos

Extensión del libro

Media (100 - 200 páginas)

Género

Recomendado para

11-12 años

Descripción

Los Arcanus son 12 niños con habilidades especiales que nacen cada 144 años para cumplir una misión: salvar el mundo. Pero ser un elegido no basta, hay que tener un alto sentido de la amistad y aprender a trabajar en equipo, porque su poder se multiplica cuando trabajan juntos. Si uno de ellos se deja deslumbrar por el poder, entonces la generación habrá fracasado.

En esta ocasión, el nuevo Arcanus está muy débil. A diferencia de los demás, cuando era pequeño fue raptado por el malvado Mahgul, quien lo tuvo prisionero durante varios años. Lure se recupera en el maravilloso Circo Alfa, pero ¿está realmente a salvo? Unas extrañas sombras lo rodean, lo debilitan y aprisionan su voz. Solo hay una manera de que recupere la vitalidad y la salud, y depende de sus compañeros. Deberán encontrar la misteriosa Biblioteca Sumergida, en donde se encuentra el remedio al mal que le aqueja. Sin embargo, para cumplir con éxito su primera misión, deberán enfrentarse a sus debilidades como grupo, confiar sin reparos en los demás y creer que el poder está en la unión de todos.

Fragmento

«Era como una nube negra, como un puré espeso de algo asqueroso, como un humo pegajoso... En todo caso, era lo mismo que había visto en la noche anterior. Lo mismo que había provocado el accidente de Marta. La negrura estaba suspendida sobre el cuerpo de su amigo, a tan poca distancia que casi lo tocaba. Parecía más terrible que la otra vez.
 
Pero al acercarse vio algo terrible. El nubarrón formaba una especie de remolino sobre la cara de Lure. Ekki trató de despertarle pero no tuvo tiempo. Antes de que pudiera reaccionar, las sombras espesas habían aprovechado un resquicio entre los labios del nuevo y se habían introducido por su boca hasta su garganta.»