Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Lauren McLaughlin

Extensión del libro

Larga ( >200 páginas)

Género

Recomendado para

13-14 años

Descripción

Tras una segunda gran depresión que elimina la clase media en Estados Unidos, una empresa privada llamada Score Corp. desarrolla un software que graba el comportamiento (tanto académico como personal) de los jóvenes y, en base a ello, les puntúa. Este sistema, que determina qué estudios y trabajo debe desempeñar cada uno de ellos en el futuro, permite a los adolescentes con buena puntuación de las clases más desfavorecidas acceder a la universidad.

Imani ha trabajado duro para conseguir una puntuación de 92. Pero su mejor amiga, Cady, solo ha conseguido un 71, y preservar esa amistad acaba por pasarle factura a Imani: cuando se descubre que Cady tiene una relación con un no puntuado, la puntuación de Imani cae hasta un 64. En un desesperado intento por recuperar su puntuación anterior, Imani decide sacarle información a Diego, un no puntuado de su clase, cuya madre es una abogada que lucha contra Score Corp., la empresa que creó «la puntuación». Para ello hace creer a Diego que colaborará con él en la realización de un trabajo para el instituto con el que ambos pueden conseguir una beca de estudios. Poco a poco, su contacto con el chico hará que empiece a cuestionarse el sistema de puntos que siempre ha defendido.

Fragmento

«—"Una humanidad más perfecta por medio de la tecnología" —dijo Diego—. Es un código que quiere decir "eliminar a los no puntuados". Lo que Score Corp quiere es hacer que toda la raza humana sea tan predecible y controlable como las máquinas.
 
—Eso es ridículo —protestó Imani.
 
—Eres tan ingenua...
 
—¡Y tú un papanatas arrogante!
 
—¡Guau! —Él la miró, aún sonriendo—. ¿Papanatas? ¿Has encontrado eso en el diccionario?»