Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Jordi Sierra i Fabra

Extensión del libro

Media (100 - 200 páginas)

Género

Recomendado para

13-14 años

Descripción

Un periodista encuentra en una alfombra traída de India un mensaje del niño que la ha tejido. Es una petición de socorro, un grito desesperado, y no puede permanecer ajeno a él. Aunque millones de niños son explotados en el mundo, el mensaje tiene un nombre, Iqbal, y una procedencia: la ciudad de Madurai.

Un viaje a la tienda donde fue comprada la alfombra enfrentará al protagonista con la realidad de los niños esclavos que son vendidos por sus propios padres. Iqbal murió hace tiempo, pero en su lugar sigue habiendo niños esclavos, igual que él.

El protagonista deberá decidir qué puede hacer un occidental ante lo desconocido y en un mundo que permite la esclavitud infantil. Fiel a sus principios, rescatará a nueve niños que representan a Iqbal. El insólito desenlace de la historia, lleno de fuerza y coraje, es un canto a la esperanza ante el gran reto de la sociedad de erradicar definitivamente la explotación infantil.

Fragmento

«Bajamos al primer piso del edificio, pero no nos detuvimos allí. Bajamos uno más, hasta llegar a un sótano oscuro pese a la presencia de una solitaria bombilla eléctrica colgada del techo. Allí había una puerta. El que estaba negociando conmigo se encargó de abrirla. Los otros dos iban cerrado la comitiva. Al otro lado de la puerta vi un patio pequeño, a cielo abierto, y otras tres puertas, dos a un lado y la tercera enfrente. Nos dirigimos a esta última sin detenernos.
Y cuando la abrió, penetré por primera vez en el mundo que había ido a conocer.
Un mundo al que Occidente da la espalda mientras camina por encima de las alfombras que son su resultado.»