Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Joachim Masannek

Extensión del libro

Media (100 - 200 páginas)

Género

Recomendado para

11-12 años

Descripción

Desde el primer número, León lo deja muy claro: «Las Fieras no son solamente un equipo de fútbol, ni su perro Sock es un suave peluche. No, Las Fieras son una pandilla de locos por el fútbol que viven al límite y juegan sin complejos».  Y no hay una definición mejor. En cada libro, Las Fieras no sólo se enfrentan a los más duros problemas futbolísticos, sino que plantan cara a ciertos temas que sólo las auténticas Fieras pueden resolver: la integración de nuevos compañeros, la importancia de la deportividad, la igualdad de género, la lucha por los sueños y el desarrollo de la empatía y la humildad. 

Un nuevo compañero llega a la clase de Félix: Rocce, que convence a cualquiera con su fútbol y, además, quiere jugar como sea con Las Fieras. Sin embargo su padre, empeñado en que juegue en el Bayern, le prohíbe que forme parte del equipo. Las Fieras se enfadan, pero no se dejan abatir: fundan un club, diseñan una camiseta y entrenan como locos para... ¡retar al Bayern de Múnich y demostrar de todo lo que son capaces de hacer!

Fragmento

«Los días y las semanas siguientes fueron tranquilos, divertidos y bonitos. Nos dedicamos a reparar el quiosco, a jugar al fútbol y, en los ratos de descanso, a escuchar las cosas que nos contaba Willi de Gerd Müller, Maradona, Franz Beckenbauer o Pelé. Cerrábamos los ojos y soñábamos con ser profesionales y jugar en las canchas más importantes del planeta, llenas hastala bandera, para ganar la copa del mundo.
 
Ése era nuestro sueño y todos estábamos convencidos de que se haría realidad. Ya estábamos muy cerca de conseguirlo, pensábamos. Pero, por desgracia, no sólo cerrábamos los ojos para soñar: también los cerrábamos para no ver la verdad.»