Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Joan Manuel Gisbert

Extensión del libro

Larga ( >200 páginas)

Género

Recomendado para

10-11 años

Descripción

Arno, un joven arquero al servicio del rey de Turania, se encuentra ante situaciones que lo llevarán a poner a prueba sus límites. Se enfrentará, con decisión e ingenio, a un mago despiadado y a unos nobles que conspiran contra el rey. Pero el mayor desafío para él será rescatar a su amada Elba de los brazos de la muerte en una cripta que conduce a espacios sin límite. Arno aún no lo sabe, pero unos acontecimientos extraordinarios cambiarán su destino para siempre.

En esta obra, Joan Manuel Gisbert recupera los principales personajes del aclamado título La maldición del arquero, publicado en esta misma colección. Aún así no es necesario haber leído el primer volumen de esta serie para disfrutar de las nuevas aventuras de Arno.

 

Fragmento

«—No me extraña que el rey Stefan te haya hecho objeto de tantas distinciones. Lo que te une al invisible Libro del Destino es algo fuera de lo común. Excepcional, diría yo. Pero también es verdad que vivirás momentos que destruirían a cualquier otro que no fuese como tú. En tu vida te encontrarás, entre muchas otras cosas, con Lo Más Aberrante, Lo Más Cruel, Lo Más Escalofriantey Lo Más Sublime. Vivirás trances muy difíciles: si no pones en juego, hasta el máximo, todo lo mejor que hay en ti, serás aniquilado, con mucho sufrimiento, en cualquiera de ellos. Si los superas, serás verdaderamente tú mismo y tu nombre quedará escrito en los Hechos de la Tierra. Y deberás estar siempre alerta, porque no sabrás de antemano cuándo llegará cada situación.
 
Arno se sentía muy confuso y abrumado. No sabía qué podía haber de verdad en aquellas enigmáticas palabras.»