Su navegador no soporta JavaScript. Por favor, actualice a la última versión.

lopdportlet

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.
Aceptar
FAQs

Autor

Care Santos

Extensión del libro

Media (100 - 200 páginas)

Género

Recomendado para

11-12 años

Descripción

Los Arcanus son 12 niños con habilidades especiales que nacen cada 144 años para cumplir una misión: salvar el mundo. Pero ser un elegido no basta, hay que poseer un alto sentido de la amistad y aprender a trabajar en equipo porque su poder se multiplica cuando trabajan juntos. Si uno de ellos se deja deslumbrar por el poder, entonces la generación habrá fracasado.

En un alejado pueblo de Groenlandia, un niño de ocho años tiene un secreto: sin saber cómo, es dueño de un peligroso animal mitológico que solo le obedece a él. Pero Ekki es especial por otra cosa: es capaz de ver en la más absoluta oscuridad. Huérfano, la noche en la que muere su hermano, decide emprender un nuevo rumbo.

Así viaja hasta Berlín, donde se encontrará con los otros Arcanus en el mágico y singular Gran Circo Alfa, y deberá hacer frente a su nueva función de líder. Mahgul no dejará de acosar a los Arcanus, pero el más pequeño de los elegidos se las ingeniará para escapar de sus manos y proteger a sus nuevos amigos.

Fragmento

«Respiró muy profundamente varias veces y trató de buscar una solución. En seguida se aclararon sus ideas y volvió a abrir los ojos. Había descubierto algo. Si había sabido que la linterna estaba rota significaba que no la necesitaba, ¿no es cierto? Esta vez miró a su alrededor intentando mantener la calma y se dio cuenta de que veía perfectamente. No solo era capaz de ver lo que estaba más cerca, sino también lo que quedaba a una buena distancia. Era increíble.
 
Levantó la cara hacia el cielo: no había Luna. ¿Qué ocurría, entonces? En la lejanía, descubrió huellas de trineo sobre el hielo. Seguían una dirección distinta a aquella por la que habían desaparecido sus perros. Se puso de pie, se sacudió la nieve de sus ropas y se puso a seguirlas. Sólo podían ser Hans y los demás.
 
Fue así como Ekki, el nictálope, descubrió que era capaz de ver en la oscuridad.»